Cerradura2 039Todos mirábamos expectantes, los otros chicos a mi lado hacían fuerza por tener una mejor perspectiva. Yo no los dejaba, ese era mi trono, me lo había ganado; había llegado primero y nadie iba a “incumplir” el código de “el orden de llegada”. Miraba ansioso, excitado, tenía que tener cuidado con el vidrio roto, la ventana del vestuario femenino no estaba en las mejores condiciones. Ella iba a entrar a bañarse y yo la iba a mirar a los ojos. Ya era la hora, saldrían de la pileta ¡y a ducharse!. Un cosquilleo me recorrió todo el cuerpo, me incline y sin querer apoye las manos en el vidrio. Grite.

Hubiera sido mejor mirar por el ojo de una cerradura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: