El árbol que se había prendido fuego, ya estaba apagado. Sus ramas, ahora negras, antes eran marrones, amarillas y rojas.
Sus flores, ahora secas, antes decían tu nombre, pues ahora se olvida el viento de escuchar sus gritos, de pronunciar tu nombre.
El árbol ya está apagado, su corteza fría, sus ramas rotas. Ya no esperará setiembre, ya no esperará más rosas.
El árbol tiene miedo de los pobres, miedo de la guerra, miedo del hombre.

Pues solo un rumor de llamaradas apenas pronuncian tu nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: