La chica y el gato a rayas

Los tigres no desprecian sus propias rayas. A ellos les gusta estar completamente “rayados”… y a quién no?

Anuncios

un túnel verde

IMG_8770 (1).png

A veces es necesario perderse.
Se puso el gorro de paja y salió a caminar.
Caminó mucho hasta que las piernas se le adormecieron.
Se detuvo. Respiró y miró hacia los costados.

Era un túnel verde con sonidos extraños, una sinfonía de bichos peludos, alguaciles, chicharras y arañas… serpientes, cocodrilos, tortugas… y por momentos el golpeteo de algún pájaro carpintero o el rugido de alguna pantera negra que acechaba muy cerca de aquel lugar extraño.

Hacía tiempo que no veía algo así, raro, diferente a todos los días.

Se sacó el gorro de paja, se limpió el sudor de la frente.
Miró sus pies sucios y entonces recordó, con una sonrisa, por qué había salido a caminar…

El niño del snorkel

El niño se puso el Snorkel y comenzó a mirar a todos lados. Supo que la realidad podría alterarse con pequeñas cosas. Nunca había notado ese extraño chiflido en su respiración ni el extraño color que podía tomar la arena hasta ese momento .

Comenzaba a ser un poco incómodo respirar y mirar a través de un plástico transparente y pensó en los otros. En los que debían usar uno de esos pero todos los días, en los que el chiflido de su respiración ya era carrasposo y cortante, en el polvo que quedaba impregnado en el lente y entraba en los pulmones. Pensó en esas máscaras que cambiaban la cara de los niños y supo que también la realidad podría alterarse con grandes cosas.

ancelot-el-nin%cc%83o-hormiga-1